Efectos tempranos de los antidepresivos: una pista al mecanismo de acción

La demora en el inicio del efecto del tratamiento antidepresivo puede ser frustrante, tanto para el paciente como para el médico. El mecanismo de acción de estos fármacos también es un enigma. Sin embargo, la investigación que vincula los tratamientos psicológicos y farmacológicos ha arrojado luz sobre este tema.

Cambios tempranos anteriores a los efectos clínicos

Los pacientes con depresión a menudo muestran un sesgo afectivo negativo, tendiendo a interpretar situaciones ambiguas de forma más negativa que positiva y prestando más atención a las señales negativas del entorno que a las señales positivas.1 Este aspecto es un objetivo fundamental del tratamiento con terapia cognitivo-conductual (TCC).2 Sin embargo, los estudios de investigación indican que los fármacos antidepresivos también mejoran el sesgo afectivo negativo en etapas muy iniciales del tratamiento, antes de que se observen efectos clínicos sobre el estado de ánimo. Además, la investigación ha demostrado que incluso una dosis única de un antidepresivo puede tener un efecto positivo en el procesamiento emocional, es decir, la habilidad para discernir expresiones faciales positivas en una labor computarizada.3,4 Este cambio temprano en el procesamiento afectivo negativo también ha demostrado un valor predictivo en pacientes en los que es probable que el tratamiento antidepresivo produzca efectos clínicos.5,6

Estos efectos positivos de los antidepresivos sobre el sesgo afectivo negativo también estuvieron modulados por el entorno del paciente. Es decir, en pacientes aislados o que vivían en entornos difíciles y desfavorables no se observaron los efectos terapéuticos previstos en base a los efectos iniciales sobre el sesgo negativo. Esto subraya la necesidad de tener en cuenta el bienestar general y el entorno social del paciente cuando se consideran los posibles efectos de un tratamiento antidepresivo.

 

Relación entre el sesgo negativo y los circuitos cerebrales

Los efectos iniciales de los antidepresivos sobre el sesgo negativo también han sido relacionados con cambios en los circuitos frontolímbicos involucrados en la depresión. Los pacientes con depresión muestran una capacidad aumentada de respuesta de la amígdala a los estímulos negativos que el tratamiento con antidepresivos puede normalizar. Este cambio en la reactividad también es anterior a la observación de la respuesta clínica al tratamiento.7 Asimismo, se observó que los pacientes respondedores al tratamiento antidepresivo se diferenciaban de los no respondedores por presentar un cambio en la reactividad emocional en las estructuras frontolímbicas antes de que los efectos clínicos sean aparentes.8

La reducción de la reactividad de la amígdala a los estímulos negativos es anterior al inicio del alivio sintomático clínicamente aparente

 

Tratamientos cognitivos dirigidos al sesgo negativo

Estos efectos tempranos de los fármacos antidepresivos proporcionan un vínculo entre las terapias farmacológicas y psicológicas de la depresión. El sesgo negativo es un objetivo fundamental de la TCC, y tras una sesión de tratamiento psicológico pueden detectarse cambios en dicho sesgo. Como ocurre con los efectos antidepresivos, este cambio en el sesgo negativo es anterior al inicio del alivio sintomático clínicamente aparente. Este hecho ha propiciado la focalización de la atención en intervenciones directamente dirigidas a abordar el sesgo cognitivo, con el fin de ayudar a gestionar o prevenir las recaídas de la depresión. Un entrenamiento específico de los pacientes para prestar atención a las señales positivas de su entorno se asoció con una reducción de la depresión y la ansiedad residuales,9 lo cual pone de las ventajas del uso sinérgico de las terapias farmacológica y psicológica en el tratamiento de la depresión a largo plazo.

Un entrenamiento específico de los pacientes para prestar atención a las señales positivas de su entorno se asoció con una reducción de la depresión y la ansiedad residuales 

 

Usos futuros de esta tecnología

Los modelos de sesgo afectivo también podrían predecir las respuestas de los pacientes a los tratamientos antidepresivos, una hipótesis que actualmente se está probando en el ensayo PReDicT. La predicción temprana de la respuesta terapéutica permitiría a los médicos realizar cambios oportunos en el tratamiento de los pacientes con pocas probabilidades de responder. Además, en el futuro, las pruebas de sesgo negativo podrían utilizarse como un posible marcador biológico de la eficacia antidepresiva, para facilitar la identificación de nuevos tratamientos.

Referencias

1. Urban EJ, et al. PLoS One 2018;13(9):e0203574.

2. Bruijniks SJE, et al. Clin Psychol Sci 2019;7(4):668-92.

3. Harmer CJ, et al. Br J Psychiat 2009;195(2):102-8.

4. Harmer CJ, et al. Am J Psychiat 2009;166(10):1178-84.

5. Tranter R, et al. J Affect Disord 2009;118(1-3):87-93.

6. Browning M, et al. Eur Neuropsychopharmacol 2019;29(1):66-75.

7. Godlewska BR, et al. Psychol Med 2012;42(12):2609-17.

8. Godlewska BR, et al. Transl Psychiatry 2016;6(11):e957.

9. Browning M, et al. Biol Psychiatry 2012;72(7):572-9.

Está usted abandonando Progress in Mind
Hola
Haga click aquí para confirmar email
Le acabamos de enviar un correo de confirmación. Por favor revíse su correo.
La información contenida en esta página web está dirigida exclusivamente al profesional sanitario.
Toda la información incluida en la Página Web está referida a productos del mercado español y, por tanto, dirigida a profesionales sanitarios legalmente facultados para prescribir o dispensar medicamentos con ejercicio profesional. La información técnica de los fármacos se facilita a título meramente informativo, siendo responsabilidad de los profesionales facultados prescribir medicamentos y decidir, en cada caso concreto, el tratamiento más adecuado a las necesidades del paciente.
Congress
Register for access to Progress in Mind in your country