El invierno plantea desafíos climáticos y culturales

Las fluctuaciones estacionales de los síntomas de la enfermedad de Alzheimer y de la enfermedad de Parkinson pueden incrementar las necesidades de atención durante los meses de frío del invierno de los países del norte. Las vacaciones invernales también plantean desafíos debidos a los cambios que se producen en las rutinas, mientras que la poca capacidad de participación puede provocar angustia.

Las estaciones del año tienen efectos significativos en la cognición de los mayores, incluidas las personas con enfermedad de Alzheimer (EA), y la capacidad mental disminuye de forma evidente y mensurable de durante el invierno en el hemisferio norte.1 Este efecto fue congruente en tres cohortes observacionales comunitarias (que en conjunto incluyeron más de tres mil personas) e independiente de variables de confusión como la depresión o las alteraciones del sueño.

Existe una asociación significativa entre invierno y deterioro cognitivo y bajas concentraciones de Aβ 42 en LCR

 

La estación afecta la cognición, los biomarcadores y la expresión génica

  • En una batería de 19 test, la diferencia estacional total fue equivalente a 4,8 años de deterioro cognitivo normal, que probablemente sea importante tanto en relación al diagnóstico como al tratamiento. En invierno y primavera, la tasa de riesgos instantáneos del cumplimiento de los criterios de deterioro cognitivo leve o demencia fue de 1,31.
  • En el subgrupo de personas a las que se practicaron punciones lumbares, las concentraciones más bajas de amiloide β-42 se observaron en invierno.
  • Entre las autopsias practicadas, la expresión génica evaluada mediante secuenciación del ARN en el córtex prefrontal dorsolateral – un nódulo fundamental de la memoria operativa – también indicó un ritmo estacional, que se correlacionó con cambios cognitivos.

 

Los síntomas no motores de la EP empeoran en invierno

Según los datos de 372 pacientes con EP consecutivos, las puntuaciones en la Escala de síntomas no motores de la enfermedad de Parkinson muestran mayor grado de incapacidad en invierno.2 Esta diferencia es suficientemente grande como para influenciar las necesidades de atención y medicación.

Los investigadores atribuyen la variación estacional a una alteración del funcionamiento del principal reloj del organismo, los núcleos supraquiasmáticos. Las áreas más afectadas incluyen el sistema cardiovascular y la percepción.

Aunque en verano pueden aparecer problemas, los síntomas vasomotores causados por el frío en las partes distales de las extremidades, que refieren hasta el 50 % de los pacientes con EP, normalmente aparecen en invierno.3 La sensibilidad al frío se relaciona con dolor y puede producir incapacidad física.

 

Los factores sociales también pueden causar sufrimiento

Con las festividades propias de esta estación, el invierno suele plantear desafíos culturales y climáticos para las personas que padecen enfermedades neurodegenerativas. El COVID-19 ha hecho que el 2020 sea un año excepcional, pero los desafíos persisten.

Esta época ofrece oportunidades para evocar buenos recuerdos, pero también es proclive al sufrimiento, cuando las circunstancias contrastan marcadamente con las del pasado.

Para las personas institucionalizadas, las fiestas invernales comportan cambios confusos en el personal y la rutina, y para todos, la prolongada oscuridad dificulta la distinción entre la noche y el día.

Sugerencias posiblemente útiles para las personas con demencia:4

  • Mantener la rutina, si es posible, y planificar los cambios
  • Garantizar el suministro de medicamentos
  • Disponer de un lugar tranquilo
  • Evocar recuerdos, pero no seguir tradiciones que ya no son adecuadas
  • Respecto a las comidas, implicar al paciente en su preparación, si lo desea. No preocuparse por los horarios y no llenar demasiado el plato de las personas que tienen poco apetito
  • Si la persona no tiene ganas de fiesta, no forzarla.

Our correspondent’s highlights from the symposium are meant as a fair representation of the scientific content presented. The views and opinions expressed on this page do not necessarily reflect those of Lundbeck.

Referencias

1. Lim ASP et al. PLOS Medicine 2018;15: DOI: 10.1371/journal.pmed.1002647

2. van Wamelen DJ et al. Parkinsonism Relat Disord;63:73-6.

3. Kataoka H, Ueno S. Neurol Int 2016;8:6676

4. https://www.alzheimers.org.uk/blog/4-challenges-people-affected-dementia...

Está usted abandonando Progress in Mind
Hola
Haga click aquí para confirmar email
Le acabamos de enviar un correo de confirmación. Por favor revíse su correo.
La información contenida en esta página web está dirigida exclusivamente al profesionales de la salud.
Toda la información incluida en la Página Web está referida a productos del mercado español y, por tanto, dirigida a profesionales sanitarios legalmente facultados para prescribir o dispensar medicamentos con ejercicio profesional. La información técnica de los fármacos se facilita a título meramente informativo, siendo responsabilidad de los profesionales facultados prescribir medicamentos y decidir, en cada caso concreto, el tratamiento más adecuado a las necesidades del paciente.
Congress
Register for access to Progress in Mind in your country