Exploración de la interacción entre COVID-19 y trastorno depresivo mayor

La pandemia de COVID-19 supone una “triple amenaza” que afecta no solamente a la salud física, sino también a la situación económica, la salud mental y el bienestar de los ciudadanos de todo el mundo.

La prevalencia del trastorno depresivo mayor y los síntomas depresivos aumentaron en todo el mundo durante el año pasado,1,2 desdencadenando lo que algunos han denominado un tsunami de enfermedades mentales.3 Además de exacerbar los síntomas de los pacientes con patologías mentales preexistentes, la pandemia ha incrementado la prevalencia de nuevos casos de trastorno depresivo mayor y síntomas depresivos en la población general y entre los supervivientes de la COVID-19.1,4,5

La experiencia de epidemias víricas pasadas, incluidos el síndrome respiratorio agudo grave y el síndrome respiratorio de Oriente Medio, indica que las consecuencias psicopatológicas de la COVID-19 probablemente serán duraderas y requerirán una cuidadosa supervisión.6–8

Efectos de la COVID-19 en los pacientes con TDM

Desde la perspectiva de la salud mental, la pandemia de COVID-19 puede considerarse un acontecimiento traumático mundial, debido a la carga psicológica y los factores estresantes asociados, que incluyen el carácter impredecible de la enfermedad, la incerteza económica, las medidas de confinamiento y el aislamiento social.1,9,10 En comparación con la situación anterior a la pandemia, la prevalencia actual de síntomas depresivos/trastorno depresivo mayor (TDM) es aproximadamente tres veces más alta.1,5

La pandemia de COVID-19 constituye un acontecimiento traumático

Los pacientes psiquiátricos, incluidos los que sufren TDM, son particularmente vulnerables al impacto de la pandemia de COVID-19 por diversos motivos.11

En primer lugar, pueden experimentar recaídas de su patología mental desencadenadas por factores como el aislamiento social, el temor a la infección o la incerteza económica.12,13 Muchos pacientes también han luchado debido a la alteración de sus rutinas diarias y añoran la vida que llevaban antes de la pandemia. Su riesgo de contraer el virus también pueden ser mayor debido a factores conductuales y socioeconómicos, y a los altos niveles de inflamación.14

La restricción del acceso a los servicios de salud mental ha consitituido un problema adicional para los pacientes psiquiátricos,15 y muchos médicos consideran que la pandemia ha tenido un impacto muy negativo en la atención a los pacientes. No obstante, la telemedicina ha aportado algunas ventajas para la psiquiatría, como una mayor privacidad y un número menor de citas no atendidas.16

Los pacientes con TDM se han enfrentado a problemas adicionales durante la pandemia de COVID-19

 

Repercusiones y posibles mecanismos de la COVID persistente

Un subgrupo de la población afectada presenta “COVID persistente o “síndrome pos-COVID-19”, que el National Institute for Health y Care Excellence (NICE) del Reino Unido define como la presencia de “signos y síntomas que aparecen durante o después de una infección compatible con la COVID-19, persisten durante más de 12 semanas y no pueden explicarse por un diagnóstico alternativo.”17

Las características clínicas de la COVID persistente incluyen déficit cognitivo crónico, depresión, dificultad para dormir, fatiga persistente y anhedonia.17,18 Los supervivientes describen una sensación de “niebla mental”, que puede abarcarlo todo, o una combinación de estas características.19 Es probable que los síntomas cognitivos resultantes de la COVID persistente afecten de forma significativa a la capacidad de recuperación del funcionamiento diario de los supervivientes.20 Dado el solapamiento de la sintomatología nuclear y física, emocional y la carga cognitiva, se han observado paralelismos entre la COVID persistente y el TDM.

Se han observado paralelismos entre la COVID persistente y los síntomas de TDM

Se ha planteado la hipótesis de que los síntomas de la COVID persistente sean una consecuencia de una respuesta inmunitaria excesiva. Tanto la COVID-19 como la depresión han sido relacionadas con concentraciones plasmáticas elevadas de mediadores de la inflamación,21–23 y la eficacia terapéutica de los antidepresivos en el TDM en parte se puede atribuir a sus propiedades antinflamatorias.24 Un estudio observacional de pacientes hospitalizados por COVID-19 ha sugerido un menor riesgo de intubación o de muerte en los pacientes tratados con antidepresivos en comparación con aquellos que no reciben este tipo de tratamiento.25

 

Salud mental y TDM durante y después de la COVID-19

Las personas más resilientes, aquellas con sólidas redes de soporte o más espirituales, por ejemplo, tienen menos probabilidades de experimentar síntomas de depresión o ansiedad como consecuencia de la pandemia.26 El Informe mundial de la felicidad de 2021, publicado por la Red de soluciones para un desarrollo sostenible de las Naciones Unidas, reveló puntos en común entre los grupos de personas más felices, como la conexión social y la actividad física diaria.27

En general, la pandemia de COVID-19 ha comportado una carga considerable para la salud mental en todo el mundo.1,2,5 Durante la pandemia se ha demostrado que la anhedonia es un factor de predicción de depresión grave, y los pacientes con TDM han experimentado exacerbaciones de la fatiga o los problemas del sueño.28–30 Estos síntomas, además del deterioro cognitivo, también han aumentado entre los supervivientes de la COVID-19.4,18,31–33 Para poder brindar un mejor apoyo a los pacientes con TDM, debemos considerar una opción terapéutica que mejore los síntomas de TDM y promueva la recuperación funcional posterior.34

Este artículo se ha redactado como seguimiento de un webinario promocional sobre COVID-19 y vortioxetina (Brintellix®).

Lundbeck ha proporcionado soporte educativo y económico.

Our correspondent’s highlights from the symposium are meant as a fair representation of the scientific content presented. The views and opinions expressed on this page do not necessarily reflect those of Lundbeck.

Referencias
  1. Ettman CK, et al. JAMA Netw Open. 2020;3:e2019686
  2. Xiong J, et al. J Affect Disord. 2020;277:55–64
  3. Hisham IN, et al. BJPsych Bull. 2020;1–7
  4. Mazza C, et al. Int J Environ Res Public Health. 2020;17:3165
  5. Winkler P, et al. Epidemiol Psychiatr Sci. 2020;29:e173
  6. Rogers JP, et al. Lancet Psychiatry. 2020;7:611–627
  7. Lam MH-B, et al. Arch Intern Med. 2009;169:2142–2147
  8. Ahmed H, et al. J Rehabil Med. 2020;52:jrm00063
  9. Park C, et al. Psychiatry Research. 2020;294:113514
  10. Hagger MS, et al. Stress Health. 2020;36:396–401
  11. Neelam K, et al. Brain Behav Immun Health. 2021;10:100177
  12. Burhamah W, et al. J Affect Disord. 2020;277:977–985
  13. Mutlu E, Anıl Yağcıoğlu AE. Eur Arch Psychiatry Clin Neurosci. 2020;1–3
  14. Taquet M, et al. Lancet Psychiatry. 2021;8:130–140
  15. Zhou J, et al. Am J Psychiatry. 2020;177:574–575
  16. Chen JA, et al. Gen Hosp Psychiatry. 2020;66:89–95
  17. NICE. COVID-19 rapid guideline: managing the long-term effects of COVID-19. December 2020. Available at: https://www.nice.org.uk/guidance/ng188. Accessed May 2021
  18. El Sayed S, et al. Neuropsychopharmacol Rep. 2020;10.1002/npr2.12154
  19. Stefano GB, et al. Med Sci Monit. 2021;27:e930886
  20. Ritchie K, et al. Brain Commun. 2020;2:fcaa069
  21. Hojyo S, et al. Inflamm Regen. 2020;40:1–7
  22. Miller AH, Raison CL. Nat Rev Immunol. 2016;16:22–34
  23. Dantzer R, et al. Nat Rev Neurosci. 2008;9:46–56
  24. Köhler CA, et al. Mol Neurobiol. 2018;55:4195–4206
  25. Hoertel N, et al. Mol Psychiatry. 2021;10.1038/s41380-021-01021-4
  26. Killgore WDS, et al. Psychiatry Res. 2020;291:113216
  27. UN SDSN. World Happiness Report 2021: Chapter 6. Available at: https://worldhappiness.report/ed/2021/mental-health-and-the-covid-19-pan.... Accessed May 2021
  28. Moccia L, et al. Int J Environ Res Public Health. 2020;18:255
  29. Zou S, et al. Global Health. 2020;16:119
  30. Liu CH, et al. Psychiatry Res. 2020;292:113345
  31. Alnefeesi Y, et al. Front Psychiatry. 2021;11:621773
  32. Woo MS, et al. Brain Commun. 2020;2:fcaa205
  33. Townsend L, et al. PLoS One. 2020;15:e0240784

Lam RW, et al. Can J Psychiatry. 2016;61:510-523

Está usted abandonando Progress in Mind
Hola
Haga click aquí para confirmar email
Le acabamos de enviar un correo de confirmación. Por favor revíse su correo.
La información contenida en esta página web está dirigida exclusivamente al profesionales de la salud.
Toda la información incluida en la Página Web está referida a productos del mercado español y, por tanto, dirigida a profesionales sanitarios legalmente facultados para prescribir o dispensar medicamentos con ejercicio profesional. La información técnica de los fármacos se facilita a título meramente informativo, siendo responsabilidad de los profesionales facultados prescribir medicamentos y decidir, en cada caso concreto, el tratamiento más adecuado a las necesidades del paciente.
Congress
Register for access to Progress in Mind in your country