Migraña invernal: ¿es el clima más importante que el chocolate?

La indulgencia con las comidas y el alcohol, la deshidratación, las alteraciones del sueño y el estrés que se asocian con las fiestas, por no mencionar el clima invernal, son una tormenta perfecta para las personas con migraña provocada por diferentes desencadenantes. Curiosamente, una revisión reciente ha concluido que el chocolate puede ser menos importante de lo que muchos creen.

Las encuestas, diarios y datos de ensayos clínicos sugieren que, además del ciclo menstrual, el estrés, el alcohol, ciertos alimentos y las alteraciones del sueño aumentan el riesgo de crisis de migraña episódica en las personas susceptibles.1

En un reciente estudio para el que se utilizó una aplicación de móvil, se observó que los desencadenantes presentes con mayor frecuencia durante los días con cefalea fueron el estrés, la fatiga, la falta de sueño, las fluctuaciones hormonales y los cambios de tiempo.2 Las cefaleas con factores desencadenantes se asociaron con mayor grado de dolor y de incapacidad secundaria al dolor. Los viajes y el ruido también se consideraron desencadenantes.

Alrededor del 20 % de las personas que padecen migrañas mencionan uno o más alimentos como desencadenantes3

¿Es el chocolate tan culpable como se cree? 

A menudo se acusa al chocolate de precipitar las crisis de migraña. Sin embargo, en una revisión llevada a cabo en marzo de 2020 se constató que esto no está claro.3 En 23 de 25 estudios, se mencionó el chocolate como desencadenante, pero solo lo mencionó un pequeño porcentaje pacientes, entre el 1 % y el 33 %.

Curiosamente, en ninguno de los tres estudios de provocación se observó que la probabilidad de desencadenar una crisis de migraña fuera más significativa con el chocolate que con un placebo. Esta asociación, más que causal, podría deberse a los antojos de tomar dulces en la fase premonitoria.
El clima ha demostrado ser un factor importante.

 

La temperatura afecta la cefalea

La asociación con los cambios de temperatura parece ser más sólida. Los diarios de personas con migraña sugieren que, en efecto, la temperatura puede ser un desencadenante de la migraña.4 Los cambios de temperatura representaron el 16,5% de la variación en la incidencia de migraña en invierno, y el 9,6 % en verano. Este efecto fue más destacado en las personas que comunicaron sensibilidad a la temperatura.

En un estudio anterior, la incidencia de cefalea se correlacionó con el paso de frentes fríos.5 Una posible explicación son los cambios hemodinámicos asociados con la presión atmosférica.

 

Vitamina D, estrés y sueño

En una revisión de 2020, que incluyó 22 estudios que investigaron la relación entre concentraciones séricas de vitamina D y crisis de cefalea, 18 estudios demostraron dicha relación, que fue más fuerte en el caso de la migraña.6 Esto hace que la existencia de una conexión entre la migraña y la reducción de la luz solar en el invierno del hemisferio norte sea plausible.
Mil millones de personas padecen migraña en todo el mundo, y esta patología es una importante causa de incapacidad.7 Los desencadenantes de la migraña varían, pero algunos factores están muy generalizados:

  • En Brasil, el 64 % de los pacientes mencionó el estrés emocional como desencadenante, mientras que el 81 % mencionó los problemas de sueño.8
  • En China, los desencadenantes más frecuentes fueron las alteraciones del sueño, el afecto negativo y los cambios de tiempo.9
  • En el Kurdistán iraquí, el estrés y las alteraciones psicológicas fueron desencadenantes en el 80 % de las personas con migraña, seguidos de la actividad física (68 %), el clima (66 %) y el ayuno (65 %).10

Mejor prevenir que curar

Ante la proximidad de las vacaciones invernales de muchas personas, y dado que poco podemos hacer para cambiar el clima, ¿qué medidas preventivas podemos sugerir?
La American Migraine Foundation menciona las siguientes:11

  • Llevar un control de la dieta, el ejercicio y el sueño: es más fácil que la migraña aparezca cuando rompemos las rutinas
  • Hacer aquellas cosas que asociamos con una menor probabilidad de sufrir un episodio de migraña
  • Beber más agua. Los humidificadores pueden mejorar la humedad de los hogares con calefacción central. 

1 Marmura MJ. Curr Pain Headache Rep 2018;22:81
2 Park JW et al. PLoS One 2016 Feb 22;11(2):e01495773
3 Nowaczewska M et al. Nutrients 2020;12:608
4 Yang AC et al. J Headache Pain 2015;16:49.
5 Yang AC et al. PLoS ONE 2011; January 31, 2011https://doi.org/10.1371/journal.pone
6 Nowaczewska M et al. Nutrients 2020;12:24
7 Global Burden of Disease 2016 Headache Collaborators. Lancet Neurology 2018;17:954-76
8 Fukui PT et al. Arq Neuro-Psiquiatr 2008: 66 no.3a
9 Wang J et al. Eur J Neurol 2013; doi.org/10.1111/ene.12039
10 Al-Shimmery EK. Oman Med J 2010; 25: 212–7
11 https://americanmigrainefoundation.org/resource-library/seasonal-migrain...

Está usted abandonando Progress in Mind
Hola
Haga click aquí para confirmar email
Le acabamos de enviar un correo de confirmación. Por favor revíse su correo.
La información contenida en esta página web está dirigida exclusivamente al profesionales de la salud.
Toda la información incluida en la Página Web está referida a productos del mercado español y, por tanto, dirigida a profesionales sanitarios legalmente facultados para prescribir o dispensar medicamentos con ejercicio profesional. La información técnica de los fármacos se facilita a título meramente informativo, siendo responsabilidad de los profesionales facultados prescribir medicamentos y decidir, en cada caso concreto, el tratamiento más adecuado a las necesidades del paciente.
Congress
Register for access to Progress in Mind in your country